El taller 100, Estructura (Soldadura), sirvió de plataforma oficial para la colocación de la quilla de la tercera y última embarcación que forma parte del Proyecto Esparta, denominado así a la construcción de 03 lanchas de aluminio cien por ciento ecuatorianas, que serán exportadas en marzo de este año, evento con el cual Astilleros Navales Ecuatorianos – ASTINAVE EP, se catapulta por primera vez hacia el mercado internacional.

Durante una sencilla ceremonia que se llevó a cabo este lunes 06 de febrero/2017, estuvo presente personal de las gerencias de Proyectos y Operaciones, con el representante de la casa clasificadora Lloyd’s Register, Ing. Juan Moreno, para autentificar la puesta de la quilla (Viga colocada en la parte inferior de una embarcación que va desde la proa hasta la popa y en la que se apoya su armazón), tradición naval que marca el comienzo de montaje de un buque.

Es importante mencionar que la ejecución del proyecto Esparta arrancó en octubre del 2016, con un tiempo récord de 150 días (5 meses), para lo cual ASTINAVE EP dispuso de todos los medios logísticos, técnicos y de mano de obra especializada en ingeniería naval, para desarrollar con éxito otro gran desafío que permitirá convertirse en una atractiva “vitrina” dentro del mercado naviero mundial.

Las 03 lanchas LT-AST-1605 para prácticos que permitirán transportar a las personas que realizan maniobras en grande buques, desde el océano Pacífico al Atlántico y viceversa, cuentan con una eslora de 16 (m), manga 5.16 (m), calado 0.98 (m), velocidad 23 nudos, capacidad para 06 pasajeros y 02 tripulantes, dispone de equipos altamente confiables y certificados bajos Normas Internacionales IACS, a fin de asegurar su total optimización en puertos y aguas costeras.

Finalizada la puesta de la quilla, se dará inicio al montaje de la estructura, dotación de equipos, colocación de compresores, motores y sistema de controladores de agua y de combustible. Posteriormente, se procederá con la instalación del sistema eléctrico, acabados en los espacios de habitabilidad y pintura, montaje del sistema de propulsión hasta culminar con la botadura de las lanchas, para dar paso a las pruebas de mar. De esta manera, el Astillero más grande del Ecuador, tiene una vez más la oportunidad de mostrar a otros países de la región su capacidad de ingeniería, el valor agregado en la construcción de embarcaciones, así como el compromiso del capital humano con el que cuenta la organización.