El verdadero espíritu de la Navidad, se vio reflejado en la alegría de 150 niños y niñas de la Fundación Rosalía Cadrón, ubicada en Pascuales, en donde Astilleros Navales Ecuatorianos –ASTINAVE EP, se hizo presente el viernes 18 de diciembre del año en curso, para entregar juguetes, ropa, víveres y refrigerios, en medio de un agasajo que tuvo como recompensa, la sonrisa inocente de los más pequeños.

Servidores y obreros públicos de la empresa, se unieron en esta loable acción, formando equipos en las diferente áreas administrativas y operativas, demostrando un elevado sentido de respaldo, haciendo grandes esfuerzos económicos para poder colaborar con gestos sencillos, pero con profundos sentimientos de generosidad.

Con motivo de la celebración de Navidad y Fin de Año, ASTINAVE EP promueve diferentes actividades propias de las tradiciones de la época y este programa se enmarca dentro del ámbito social de acción permanente que ejecuta siempre a favor de la comunidad, teniendo como objetivo en esta oportunidad, incentivar al personal a trabajar en equipo, caminar hacia un mismo objetivo y demostrar que somos capaces de apoyar a otros en condiciones desfavorables, virtudes y principios que indudablemente quedaron demostrados.

El evento navideño inició con el coro de los más pequeñitos de la fundación, quienes entonaron tradicionales villancicos al ritmo de las panderetas y los aplausos de los presentes. Los concursos para ganarse los premios no quedaron atrás. Los más entusiastas, fueron los representantes de ASTINAVE EP, quienes compartieron minuto a minuto los gestos de cariño y agradecimiento de los menores que acoge la fundación, destinada a emprender programas de apoyo psicológico, médico, educativo y de responsabilidad social.

Y el momento más esperado llegó. En forma ordenada y de acuerdo a las edades, se realizó la entrega de carros, muñecas, balones y demás presentes, así también se donaron víveres a varias familias que viven en el sector. El esfuerzo y sacrificio, especialmente en épocas de austeridad, tuvo doble gratificación: la alegría de 150 niños de escasos recursos de la Fundación Rosalía Cadrón y la satisfacción de haber trabajado en conjunto al servicio de los demás.

Es importante mencionar además, que en los próximos días, se llevará a cabo otra jornada benéfica en el Hospital León Becerra, esta vez a los pacientes que se encuentren internados, por ello, a nombre de Astilleros Navales Ecuatorianos –ASTINAVE EP, se agradece profundamente por las contribuciones recibidas de cada uno de los colaboradores y sus familias, amigos y compañeros, quienes dieron grandes ejemplos de amor y solidaridad hacia el prójimo.